Convertirán presas en hidroeléctricas

A partir de este año, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) trabajará en la conversión de 15 presas de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) a hidroeléctricas con las que espera incorporar hasta 214 megawatts de energía al sistema.

Para estos proyectos ya se estiman inversiones por más de nueve mil 200 millones de pesos, pues esto forma parte del plan del gobierno federal para dar un mayor impulso a la generación de electricidad con agua.

Las presas que pueden ser reconvertidas se encuentran en por lo menos diez estados de la República, como es el caso de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, Durango, Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Tamaulipas y Michoacán.

Actualmente la Conagua cuenta con más de dos mil 400 presas en todo el país, las cuales tienen como propósito principal el riego y almacenamiento del vital líquido.

Sin embargo, hasta ahora se han encontrado factibles para la instalación de equipamiento hidroeléctrico de 15 complejos.

Según la empresa, actualmente ya trabaja en los proyectos ejecutivos de cada una de las centrales, pues se espera que su equipamiento se lleve a cabo desde este año y hasta el cierre del sexenio en 2024.

LAS ELEGIDAS

Entre los complejos donde se podría generar la mayor cantidad de energía se encuentran la presa Ing. Luis L. León en Chihuahua, la Santa María en Sinaloa y Cerro Oro en Oaxaca, pues cada uno de estos complejos podría generar hasta 30 megawatts.

A estas le siguen los complejos Eustaquio Buelna y Picachos los cuales se encuentran en Sinaloa, así como Las Adjuntas en Tamaulipas, las cuales adquirirían una capacidad de 15 megawatts cada una, entre otros proyectos en los que se estima una generación de 3 a 10 megawatts, para un total de 214 megawatts que se incorporará a la red.

A estos proyectos se suman el Programa de recuperación de capacidad de generación hidroeléctrica que está siguiendo el gobierno federal y la CFE, pues aun cuando se tiene una capacidad de generación hidroeléctrica instalada de 12 mil 125 megawatts, algunas de las centrales con esta tecnología ya tienen de 35 a 40 años de antigüedad, por lo que ya rebasan su vida útil.

Por ello, “se ha desarrollado un programa de equipamiento de presas y repotenciación de las centrales hidroeléctricas en operación, para incrementar su capacidad y eficiencia, prolongando su vida útil al menos en otros 30 años, para continuar generando energía limpia y de bajo costo”, señala la empresa.

Aunque estos trabajos requerirán de un importante capital, por lo que “el programa podría asociarse al Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado 2020-2024”.

 

Fuente: Dinero en Imagen