Se recupera el mayor número de empresas formales que se perdieron en la pandemia

La reactivación económica ha permitido recuperar la mayor parte de las empresas formales que se perdieron por la pandemia.

De acuerdo con estadísticas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) la paralización de las actividades económicas no esenciales para contener la propagación de covid-19, así como la reducción de la movilidad provocó que el número de empleadores formales pasara de un millón siete mil 751 en marzo de 2020 a 997 mil 767 en mayo del mismo año.

Analistas económicos coincidieron en que la caída en los registros patronales respondió a la falta de liquidez para continuar operaciones, así como a la ausencia de apoyos gubernamentales.

“La mayoría de los patrones que se dieron de baja probablemente suspendieron labores o cerraron totalmente ante el choque de demanda por la pandemia”, indicó Juan Carlos Alderete, director de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.

Sin embargo, la reactivación ha permitido recuperar ocho mil 607 empleadores formales, equivalentes al 86% de los registros perdidos por la pandemia. Hasta mayo de este año, los patrones formales sumaron un millón seis mil 374, lo que significa que aún falta recuperar mil 377.

La mayor cantidad de patrones formales hasta el 31 de mayo pasado se encontraba en la Ciudad de México con 117 mil 947, le seguía Jalisco con 99 mil 245 empleadores.

Oxígeno para pymes

Los empleadores que siguen en riesgo de desaparecer, pese a la reactivación de activación de actividades económicas, son los de micro y pequeños negocios debido a que el consumo no se ha terminado de reestablecer.

“El gobierno aún está a tiempo de salvar a muchas empresas, sobre todo de pequeño y mediano tamaño, que enfrentan problemas de solvencia, no con la condonación de impuestos, sino con el diferimiento a un año condicionado a que no se reduzca el número de empleos”, consideró Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

Dijo que la postergación de las obligaciones fiscales darían liquidez a las empresas para soportar operaciones mientras se normaliza el consumo, en tanto que el gobierno no perdería la captación de esos recursos, dado que éstos sólo se aplazarían.

“La mejor forma de evitar que un mayor número de personas caiga en la pobreza es protegiendo el empleo y la vía más directa para hacerlo es ayudando a que más empresas sobrevivan la pandemia”.

Recordó que esta estrategia se está ejecutando en una gran cantidad de países a fin de contener el nivel de desempleo.

Por Karla Ponce

 

Fuente: Dinero en Imagen