¿Qué implicaciones para el país tiene el ‘trancazo’ de Moody’s a Pemex?

La calificadora Moody’s rebajó la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Ba3 con una perspectiva negativa, lo que tendrá diversas implicaciones para la empresa productiva del Estado y para el país, según analistas.

Ramsés Pech, consultor de la firma León & Pech architect, señaló que lo primero que se debe considerar es que a Pemex le saldrá más costoso adquirir préstamos en el mercado financiero, ya que deberá pagar más intereses.

“Recordemos que las calificadoras recomiendan a los mercados financieros quien puede tener certidumbre para que te pague con base en análisis observados del comportamiento del balance del negocio. Es como un buró de crédito, alguien le pide a una calificadora su opinión sobre cómo ve a una empresa o un país, ésta emite una opinión, y el mercado determina cuánto y con qué condiciones deberán otorgar el dinero”, explicó.

A su vez, el especialista en el sector energético señaló que ante la incertidumbre que rodea a Pemex, la calificación soberana de México también podría verse comprometida.

“Podría darse una rebaja, dependerá qué tanto puede aportar la nación a Pemex para que ésta pague la deuda que está por vencerse”, dijo.

Actualmente, la empresa productiva del Estado es el mayor riesgo para la calificación crediticia de la deuda soberana de México, debido principalmente a su deuda, que asciende a los 115 mil millones de dólares.

Por otra parte, un reporte económico de Banco BASE señaló que los recortes en la calificación crediticia siempre implican un mayor riesgo de impago.

“Una empresa que enfrenta un recorte de calificación tendrá que pagar un mayor interés al emitir nueva deuda, por tener un mayor riesgo. Es decir, menor calificación implica mayor costo de financiamiento”, apuntó.

La institución financiera recordó que Pemex perdió desde el 2020 su grado de inversión y se encuentra a un nodo, con dos agencias calificadoras, de estar como altamente especulativa.

“Debido al alto costo que conlleva el perder el grado de inversión, la Secretaría de Hacienda dijo que pagaría los vencimientos de deuda de este año, si Pemex fuera una empresa privada, muy probablemente ya hubiera reducido su tamaño y su deuda, mediante la venta de activos, actualmente es una de las petroleras más endeudas a nivel global”, indicó.

Sin embargo, la administración del presidente López Obrador ha operado en sentido contrario a estas premisas, ya que, en vez de reducir el tamaño de Pemex, la agrandó con la compra de la refinería de Deer Park y la construcción de Dos Bocas.

“El uso cada vez mayor de energías renovables hace insostenible en el largo plazo la operación de Pemex como se tiene actualmente, por lo que se estima probable que sigan los recortes de calificación”, aseveró Banco BASE.

El reporte del banco agregó que recortes adicionales por parte de Moody’s y Fitch no tendrían un impacto pues sería como estar reprobado con un 4, en lugar de un 5 de 10, “y la calificación ya es tan baja que es considerada como deuda basura”.

 

Fuente: El Financiero