Refinerías de Pemex, lejos de su meta de producción

En el primer semestre de 2021 las seis refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) procesaron en promedio 659 mil barriles diarios de productos petrolíferos, dato que se tradujo en una reducción de 0.8 por ciento frente al mismo periodo del año pasado, según información oficial. La cifra está lejos de alcanzar la meta propuesta por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador de un millón 100 mil barriles diarios, al tiempo que la actividad de refinación resultó ser menos rentable para la petrolera entre enero y junio de este año, respecto de igual lapso de 2020.

Como parte del objetivo de la actual administración para reducir la importación de combustibles, Pemex recibirá 2 mil 800 millones de dólares del gobierno federal para reactivar la construcción de la planta coquizadora en la refinería Miguel Hidalgo, que se ubica en Tula, Hidalgo.

Con la coquizadora, la empresa estatal busca procesar 140 mil barriles diarios de combustóleo de las refinerías de Tula y Salamanca y elaborar petrolíferos de mayor valor en el mercado.

Pemex estima que esta acción representará una producción adicional de 42 mil barriles diarios de gasolina, 78 mil barriles diarios de diésel de ultra bajo azufre (DUBA) y 20 mil barriles de turbosina.

La nueva inversión en Pemex busca impulsar el aumento de la producción en las refinerías, las cuales produjeron 5 mil barriles diarios menos en el primer semestre del año, respecto del mismo periodo de 2020.

Datos de la Secretaría de Energía (Sener) señalan que las seis refinerías de Pemex procesaron 665 mil barriles diarios de petróleo crudo y líquidos en el segundo trimestre del año, dato que se tradujo en una reducción de 10.73 por ciento frente a enero-marzo, cuando elaboró 745 mil barriles diarios.

La reducción se explicó por el incendio ocurrido en abril en Minatitlán, cuya producción se ubicó en 25 mil y 33 mil barriles diarios en ese mes y mayo, respectivamente. En junio retomó el ritmo al producir 114 mil barriles diarios.

Además, la actividad de refinación ha dejado pérdidas a Pemex por 750 mil 328 millones de pesos en los últimos 9 años.

La empresa reportó que en el segundo trimestre del año el margen variable de refinación, que estima el rendimiento de operación por barril de crudo procesado, fue de 2.36 dólares por barril, monto que representó una disminución de 7.47 dólares por barril respecto del mismo periodo de 2020, por lo que resultó ser menos rentable esa actividad.

De acuerdo con Pemex, el plan de rehabilitación de las instalaciones de las seis plantas sigue en marcha, pues desde 2019 se han hecho inversiones tras el abandono de las administraciones anteriores.

Durante 2020 la empresa estatal ejerció 10 mil 704 millones de pesos en el programa de rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación y para este año contempla gastar 7 mil 498 millones de pesos.

Para reducir la dependencia energética del país, el gobierno de México compró 50 por ciento de la participación de Shell en la refinería de Deer Park, en Texas, por lo que ahora pertenecerá a Pemex.

 

Fuente: La Jornada