El CEO de Shell cree en la transición energética, pero "se tiene que pagar con gasolina"

A menudo se destaca y cuestiona a partes iguales el papel de Tesla en la industria del automóvil. Un hecho, sin embargo, es irrefutable; ha conseguido que su manera de interpretar el coche eléctrico por baterías empuje al resto de fabricantes a imitarlo, y por ello es el principal responsable de que las grandes empresas de la industria se encuentren sumidas en una incipiente etapa de transición, y ello incluye a las grandes empresas petroleras. Recientemente la última de estas en hablar acerca del cambio ha sido Shell, y lo ha hecho a través de su CEO, Ben Van Beurden.

Shell es uno de los grandes actores en cuanto a suministro de combustible se refiere, y como tal goza de una posición que ha de rotar conforme el resto de la industria se sumerja en la transición, y en base a las palabras del CEO de la empresa, Shell también ve en el hidrógeno y los combustibles sintéticos una alternativa clara a la electricidad por baterías. Ha sido, más concretamente, en una entrevista publicada por la británica BBC en la que el director ejecutivo del conglomerado anglo-neerlandés ha dado detalles sobre cómo ve la petrolera la actual situación y cuáles son sus expectativas.

En las declaraciones que el canal británico ha recogido, el CEO de Shell no se cierra a que su empresa se involucre en la transición, de hecho admite que ya están trabajando en ello y que quiere seguir gozando de la misma posición cuando se produzca por completo el paso a los coches eléctricos y combustibles alternativos, aunque admite que para que ello suceda tienen que dejar que se amorticen los proyectos previos, pues todo el parte del capital en efectivo del que disponen ahora proviene del crudo, y no pueden decir lo mismo de las otras tecnologías.

Punto de carga de Shell para coches eléctricos.

Comentaba Van Beurden en la entrevista: "En este momento el efectivo que tenemos proviene de nuestro negocio de siempre. Si tenemos que construir una planta de hidrógeno a partir de los beneficios del parque eólico que construimos en el Mar del Norte por mil millones de dólares, eso no podrá ser financiado, sino que será financiado por el negocio de petróleo y del gas".

En este sentido, lo que apunta el CEO de la petrolera anglo-neerlandesa es que tiene que haber un relevo de tecnologías, y en paralelo un paulatino relevo de ingresos desde el petróleo hacia la electricidad y el hidrógeno. Comentaba acerca de la transición energética que la clave está en la coordinación para que no se produzcan faltas y se pierda la fe del mercado en el cambio tecnológico.

Decía sobre esto último Van Beurden: "Creo que esta transición energética se puede hacer, pero requerirá mucha orquestación y mucha fe de la sociedad en que se puede hacer. Si quiere destruir la fe aumentando los precios de la energía, creando escaseces o faltas en el mercado, creo que los políticos van a perder la aceptación social de que la transición es realmente factible".

 

Fuente: Híbridos y Eléctricos